¿Cuáles son los beneficios del Reiki? Aprende a cómo te puede ayudar en la ansiedad, a niños y embarazadas

Beneficios del reiki para la salud

El reiki como terapia alternativa aporta grandes beneficios ya que mejora y alivia cualquier tipo de dolor, molestia, trastorno corporal o mental, además, trata problemas emocionales como la depresión o el estrés. Esto se debe a su acción holística y global por todo el cuerpo, armonizando y equilibrando todos los niveles del organismo.

Reiki para la salud y sus beneficios

Su práctica logra la estimulación de todo el organismo y potencia las fortalezas de cada persona, mejorando, además, sus funciones metabólicas.  Es una terapia del todo inofensiva y nada invasiva, además sin efectos secundarios.

Se sabe la gran incidencia positiva que tiene el reiki en la salud global de la persona y es por ello que desde distintos campos terapéuticos se aplica esta terapia y, además, ya está siendo puesta en práctica en distintos centros sanitarios convencionales como el “Gregorio Marañón” o el “Hospital de la Paz” utilizándola como terapia complementaria a los tratamientos convencionales.

Beneficios del reiki para la ansiedad

Cuando nos encontramos inmersos en un estado de ansiedad, en realidad lo que estamos padeciendo es un desajuste entre mente y cuerpo y es, precisamente, esos desequilibrios son lo que se trabajan con el reiki. A través de esta terapia abrimos el canal bloqueado y dejamos fluir la energía para librarnos de la ansiedad.

Cuando trabajamos la ansiedad a través del reiki podemos hacerlo desde diferentes niveles. Podemos apreciar los beneficios del reiki si tenemos insomnio ya que nos ayuda a relajarnos y crear estados de paz y armonía en nuestro interior. También es beneficioso en estados de estrés y preocupación excesiva ya que nos ayuda a generar confianza y seguridad en nosotros mismos.

El reiki funciona a través de los chakras los cuales se repondrán de la energía universal que les falta. El conductor de energía dotará a la persona de los recursos energéticos para que pueda curarse por si mismo.

Aprende más sobre el reiki

¿Qué es el reiki, para qué sirve y cómo funciona?

Símbolos del reiki y su significado

 

Beneficios del reiki para embarazadas

El reiki está recomendado por la Federación de asociaciones de matronas de España (FAME) por ser una técnica complementaria a la medicina convencional que ayuda tanta a la madre como al bebé en el periodo de embarazo y en el posparto.

Entre los distintos beneficios que tiene el reiki durante el embarazo podemos destacar la fuerte conexión que se produce entre la madre y el bebé, además llena de energía y positivismo a ambos por igual favoreciendo la calma y equilibro en ambos organismos.

Los efectos en la salud física de la madre son variados. Por ejemplo, disminuye los dolores de espalda y reduce la sensación de piernas y pies cansados. Además, prepara fisiológicamente a la madre para el parto. En el posparto, el reiki devolverá el equilibrio hormonal y energético a la madre y, además, le ayudará a calmar estados de ansiedad, promover la relajación y la sanación fisiológica.

Beneficios del reiki para niños

El reiki también es una terapia alternativa y complementaria en los niños que ya desde el vientre materno pueden canalizar la energía vital del universo. Los niños son portales puros de energía vital y universal, a través de ellos se transmite la energía más limpia y fluye a través de ellos de manera muy natural y espontánea.  De hecho, los niños hacen reiki de manera intuitiva.

Son muchos los beneficios de esta disciplina en los más pequeños como por ejemplo potencia la empatía hacia los demás, les ayuda a establecer relaciones interpersonales sanas, comienzan desde muy pequeños a gestionar sus emociones y las de los demás. También les ayuda para superar trastornos propios de la edad, cuando comienza a disminuir su autoestima o confianza, en niños tímidos o con problemas de agresividad.

Incluso, con reiki se puede tratar trastornos mentales, siempre de manera complementaria a los tratamientos convencionales, como son déficits de atención, el autismo o niños con hiperactividad.